Cómo tejer sin gastar mucho dinero

Tejer en medio de la crisis económica es posible. Sólo hace falta un poco de imaginación
consejos-para-tejer-sin-gastar
En tiempos de crisis, comprar lanas e hilos para tejer puede traer algunos inconvenientes. Muchas lectoras del blog me dicen que en su país no se consiguen estambres, y que los pocos que hay son demasiado costosos, y por eso no pueden tejer. Para una amante del tejido esto puede ser tan frustrante, porque no encuentra cómo canalizar todo lo bueno que el tejer le provee.

Vamos a compartir algunas ideas que te pueden ser muy útiles a la hora de seguir tejiendo. Nos basamos en la frase célebre del científico francés Antoine Lavoissier, quien en 1791 dijo:

Nada se pierde, todo se transforma


Guarda todos los ovillos sobrantes


Una de las virtudes de tejer al crochet o con dos agujas es la posibilidad de hacer lindas prendas con restos de lanas o hilos que nos sobraron de tejidos anteriores. Además, y sobre todo para ser buenas administradoras de nuestras finanzas, reciclar lanas es una excelente opción para estar siempre estrenando nuevas prendas. 

Los costos de lanas e hilados pueden significar un problema a la hora de tejer en estos tiempos de crisis. Veamos algunos consejos para seguir tejiendo y ahorrar al mismo tiempo.

La clave para ahorrar dinero es RECICLAR. Vamos a ver dónde encontrar nuestra materia prima tan apreciada: estambres, lanas e hilos.


Consejo 1. Recuperar prendas en desuso 


Muchas prendas tejidas quedan archivadas porque los niños crecieron, o porque preferimos usar otras prendas, y guardamos dichos modelos tejidos para usar más adelante. Déjame decirte que si tienes ropa tejida guardada, tienes un tesoro. El hilo o la lana de esas prendas puede ser perfectamente recuperable. Así que, el primer lugar donde buscaremos la base para nuestros tejidos será en los armarios, o en las valijas donde guardamos la ropa, en los placares de los niños o en esas cajas que has guardado.

Consejo 2. Comprar prendas usadas


Otros lugares para encontrar materiales para nuestros tejidos a crochet pueden ser las ferias (en Argentina les llamamos "feria americana" donde venden prendas usadas) o en los mercadillos (en España). En estas tiendas algunas veces se pueden encontrar prendas pasadas de moda pero que están en perfecto estado. Algunas sin estrenar, aún con la etiqueta de venta.

Repasaremos las prendas con mucha atención. Las examinaremos cuidadosamente por el derecho y por el revés. Buscaremos prendas de algodón y de lana. Preferiblemente tejidas a mano. Algunos hilos de prendas sintéticas también pueden ser reciclados.




Es mejor que estas prendas sean de un solo color. Como máximo dos. Así conseguiremos una hebra larga sin muchas uniones y pocos nudos. Los cambios de color o distintos tipos de hilos o texturas nos obligarán a hacer muchos nudos, lo que perjudicará el resultado de la labor.


Cómo preparar los hilados para volver a usarlos


Cuando hayamos encontrado la prenda o prendas, que creamos que merece la pena reciclar, para los tejidos a crochet que hemos pensado hacer, seguiremos estos pasos:

Primero hay que lavar muy bien la prenda. Una vez limpia y seca, descosemos todas las partes localizando las uniones y separándolas con cuidado.

Apartamos cada pieza: botones, mangas, bolsillos, cuellos, delanteros, espaldas, es decir, todas las uniones.
Una vez separados, procedemos a destejer o desbaratar todas las piezas que tenemos. Hay que empezar a deshacerlas siempre por arriba, por los últimos puntos que se hicieron.
Cuando encontremos la punta del hilo, podemos ir armando un pequeño bollo de hilo con las manos, y a partir de aquí será más fácil seguir haciendo el ovillo. Esto nos servirá para estirar la hebra, para que vaya perdiendo la forma que ha adquirido al estar tejida, y al mismo tiempo, para que no se enrede.

Cuando tengamos todas las partes de las prendas desarmadas, y convertidas en ovillos, los haremos madejas. Para esto usaremos una devanadora, si la tenemos. En los comercios venden multitud de modelos de diferentes precios y tamaños.

Si no contamos con una devanadora, podremos utilizar el respaldo de una silla o la ayuda de alguien que extienda los brazos con una separación aproximada de medio metro. Esto será suficiente para transformar los ovillos en madejas.

Si queremos cambiar el color del hilo, podemos teñir las madejas que hemos obtenido. Si no, las lavaremos otra vez para terminar de quitarles el rizo y las dejaremos secar hasta que no tengan nada de humedad. También se pueden alisar con vapor de agua.

Cuando estén completamente secas, volveremos a hacerlas ovillos. Y… ¡Ya podemos seguir haciendo nuestras creaciones tejidas!

Usa hilo de embalar


Una opción bastante económica es comprar ovillos de hilos para embalar. Hay de varias clases, y algunos son realmente suaves. Si consigues hilos de algodón, como pabilo, pueden ser teñidos de distintos colores.


Fabrica tu propio trapillo o totora


El trapillo o totora viene en ovillos pero también puede fabricarse. Con camisetas, sudaderas o remeras, o vestidos que sean de algodón o de alguna fibra sintética, podrás cortar muy fácilmente, y crear trapillo para reutilizar. Mira el siguiente tutorial en video en el que hay una muy buena explicación

Ver puntos a crochet | Ver Curso de Crochet

Si deseas recibir mis publicaciones en tu mail, suscríbete completando este formulario. Luego te llegará una confirmación a tu mail. En cuanto confirmes, recibirás estas publicaciones.
Escribe tu e-mail


¡Sígueme y no te pierdas nada!