10 Errores Que Podemos Evitar al Tejer Amigurumis

Si te estás iniciando en el arte de tejer amigurumis, hay algunos secretos que debes conocer para hacerlos divinos.

como-se-tejen-amigurumis

Los amigurumis al crochet son realmente encantadores, y muchas tejedoras anhelan dar el salto dejando un poco de lado sus bufandas y cuadritos a crochet para tejer muñecos hermosos que serán disfrutados por niños, y por qué no, ¡adultos! 


A la hora de tejer amigurumis es super importante tener en cuenta algunos detalles que nos ayudarán a hacerlos tal cual vemos el modelo que queremos realizar. Hay muchos patrones y tutoriales, en libros y revistas de tejido, en páginas web de tejido y en videos de YouTube, y un par de principales consejos que puedo darte es: ¡sigue el patrón tal cual está escrito! de ese modo te aseguras que tu muñeco tejido quede perfecto y también asegúrate de trabajar la cara correcta del tejido. Es decir, lo normal en los amigurumis, la cara interna es el revés del tejido mientras que el derecho es el exterior. El efecto de cada cara es totalmente diferente, y a no ser que el patrón indique otra cosa o bien queramos dar un aire diferente al muñeco, no queda bien bonito mostrar todas las disminuciones (por ejemplo) del proyecto.

Sigue también los otros consejos que te van a ayudar a evitar los errores más comunes que se suelen cometer al tejer amigurumis.
  1. Ajustar demasiado el nudo inicial. Es necesario realizarlo como una cadena y dejarlo holgado para trabajar cómodamente en él, en especial si el patrón indica trabajar sobre este nudo.
  2. Contar la lazada que está sobre la aguja como un punto más. Se cuenta sólo los ya realizados. Si la contamos, lo que conseguiremos es “deformar” la imagen del muñeco (donde mejor se puede observar este fallo es en el momento de realizar cambios de color, donde no se ve una rectitud entre los colores).
  3. No respetar las cadenas de subida. Los amigurumis se tejen formando una espiral; sin embargo, a veces el patrón nos indica realizar un trabajo plano (no seguir una espiral) para conseguir un efecto diferente en el muñeco. Para poder construir, por ejemplo, cuadrados, rectángulos, triángulos o lo que sea, hay que crear X cantidad de cadenetas para levantar el trabajo y continuar con la fila siguiente. El número a levantar corresponde con el tipo de punto que estamos trabajando [*señalar además que dicho conjunto correspondería al “primer punto” de la fila]. Sería por tanto de la siguiente manera: Punto Bajo → levantar 1 cadeneta. 
  4. Tejer el segundo punto en la cadena de base. Esto sólo se hace si es un aumento, si no lo es pues continuad con el siguiente.
  5. Anillo de cadenas. Su función es la misma del anillo mágico, por tanto hay que trabajar en el interior de la misma y no sobre cada cadena.
  6. No saber leer los pasos. Aquí debemos dedicar un poco de tiempo en leerlo. Dichas instrucciones podemos encontrarlas en formato escrito, en diagrama (símbolos) y mixto. Normalmente, al principio de cada patrón (o al final) suele haber un apartado de ayuda en la que se explica cómo interpretar las instrucciones (por ejemplo: repetir de * a *, aumento = hacer 2 puntos en uno, etc.) o la misma realización de los puntos.
  7. No trabajar de manera adecuada sobre un punto. Generalmente la forma más usada es trabajar sobre ambos bucles del punto, a no ser que el patrón indique otra cosa. OJO!, en este caso para los amigurumis no digo nada de que emplear sólo un bucle esté mal, ya que lo que se conseguirá es un muñequito diferente (más alargado), y según el bucle utilizado se conseguirá además un efecto diferente.
  8. No contar los puntos. Para eso usamos los "marcadores" y no hacerlo conlleva el riesgo de no conseguir piezas homogéneas en el proyecto que estamos realizando, o bien, si se da el caso, no cuadrar el cambio de color en el momento adecuado. No es necesario ir a la mercería y comprar marcadores específicos, ya que podemos emplear imperdibles, crearlos con un trocito de plástico, o bien con un trocito de hebra que nos haya sobrado de otro proyecto, cualquier cosa puede servir.
  9. Cambio de color. Cuando tejemos un amigurumi llega un momento en que el patrón nos indica realizar un cambio de color. Este cambio puede ser desde el inicio de la vuelta, o bien integrado a mitad de la misma hilera. En el caso de que queramos hacer líneas de colores, lo más ideal es trabajar en círculo (lo tradicional en amigurumi es el espiral), cerrando así con un punto raso en cada vuelta, realizándose aquí el cambio de color para la siguiente hilera, y para así conseguir un cambio uniforme. Para todos los demás casos el cambio se realiza en el último paso cuando se cierra el punto.
  10. Tensión del hilo. Lo que conseguiremos al trabajar los puntos de manera muy tensa es que nos dificultará continuar con la labor en la siguiente hilera, ya que así no podremos atravesar correctamente el ganchillo en dichos puntos.


Fuente: Patito Guerrillero

Ver Curso de Crochet para diestros | Ver Curso de Crochet para zurdos

Si deseas recibir mis publicaciones en tu mail, suscríbete completando este formulario. Luego te llegará una confirmación a tu mail. En cuanto confirmes, recibirás estas publicaciones.
Escribe tu e-mail